GuidePedia

0

Si quieres tener una piel de seda, no dejes que nada lo impida y aplícate un exfoliante cada semana, éste puede ser a base de sales minerales spa o estar elaborado con diferentes huesos molidos de frutas como el melocotón. Lo más importante es que te lo apliques durante un baño de agua caliente, ya que así los poros se abrirán más y podrás aprovechar todas las cualidades que el gel o jabón te podrá ofrecer.

Déjalo actuar durante al menos un cuarto de hora y tras este momento, retíralo con agua caliente, de este modo tu piel quedará mucho más lisa y perfecta, sin imperfecciones, retirando todas las pielecillas muertas que pueda albergar. También si te depilas, terminarás con los folículos infectados, por lo que no tendrás amenazas en cuanto a que los pelitos que nazcan se infecten.

Tras este momento, aplícate una capa ligera de crema cada día o un par de veces a la semana y así tu piel se verá mucho más cuidada. También te servirá el aceite, aplicado, dejándolo actuar durante unos minutos y después retirándolo con jabón.

Publicar un comentario en la entrada

 
Top