GuidePedia

0

Ser sexy siempre es un reto para la pareja, sobre todo en los inicios cuando ambos no se conocen por completo. Lo mejor para evitar todo tipo de complicaciones y nervios es que te muestres de una manera natural, siempre buscando destacar lo mejor de ti mismo/misma.

Para resultar sexy en el dormitorio, deberás optar por el sentido común, nunca buscando ser lo que no eres, provocando con prendas que nunca te has puesto o con palabras o gestos que no son tuyos, logrando el efecto contrario mostrándote como alguien fingido o artificial.

A la hora de resultar sexy intervienen varios efectos, entre ellos aumentar la sensualidad, buscando el mirar a tu pareja con dulzura, comunicándole todo tipo de deseos o mediante el tacto, estimulando más ese tipo de erotismo "callado" que puede desarrollarse en un gran nivel de complicidad y sensualidad. Si logras aumentar la comunicación no verbal con tu pareja lograrás ser la persona sexy que siempre quisiste ser.

Publicar un comentario

 
Top