GuidePedia

0

Las fisuras anales se producen cuando ocurre un desgarro de la entrada del ano, debido a una fuerte penetración que ha provocado un daño. Normalmente se producen junto a un sangrado regular y que no para, acompañándose de manchados y también de sangre en las heces.

El dolor que provoca es otro de los motivos que hacen que sea una dolencia (no imposible de curar, pero sí muy tediosa), también puede provocar desde picores a hinchazón anal y escozor. La mejor manera de evitar el dolor y desarrollo de una fisura que se puede volver crónica, es tener cuidado durante las penetraciones anales, realizando siempre el sexo de esta manera con lubricantes especiales.

La fisura anal y el sexo sin protección también puede dar lugar a infecciones mucho más serias del miembro masculino de la persona que penetra, creando contagios de sida y también hepatitis. El protegerse además con un buen preservativo es de vital importancia para la seguridad de ambos.


Publicar un comentario en la entrada

 
Top